Era el último día del Collision Conference y no tuve la oportunidad de presentar Gameboard a nadie, así que me puse la camiseta de Gameboard, tome mis tarjetas de presentación y mi fe y salí con ganas de presentar mi proyecto a alguien y validar si realmente era una buena idea.